Microrrelatos

EL RETO

El reto
Imagen tomada de “imágenes de Google”.

Eugenio Otálora y Octavio Talamante estuvieron tertuliando tras la cena. Aunque la casa estaba repleta, acabaron por dejarlos solos en la biblioteca. Bien avanzadas la noche y las copas, se atascaron en las fobias y Otálora confesó que le aterraba la nada. Talamante, con lengua de trapo, teorizó sobre la banalidad del concepto y concluyó que, si no inquieta el antes de la vida, carece de sentido angustiarse por el después. Cuando Otálora, arrastrando las palabras, lo retó a que demostrara que no temía a la muerte, Talamante afirmó con desdén que no era un inconsecuente, se llegó hasta el secreter y sacó un revólver. Hay quien refiere que se escuchó un disparo y quien cree recordar que fueron dos. Algunos aseguran que siguieron pegando la hebra en otra parte y el viejo párroco no duda que en el otro mundo; el caso es que para entonces todos estaban completamente ebrios y, aunque ninguno recuerda verlos salir, de Talamante y Otálora nunca más volvió a saberse.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s