Microrrelatos

LA CONVERSIÓN

La conversión
Foto de Enrique Tamarit Cerdá. Ilustración de Tissot que se cita en el texto.

Como cualquiera, alguna virtud tengo, aunque ninguna me viene ahora a la memoria, y son muchos y terribles mis defectos. No debe extrañar, por tanto, que escriba estas líneas desde la prisión, donde purgo horrendos crímenes que no detallaré. Dos hechos triviales pueden, tal vez, redimirme: el hallazgo de una Biblia editada en la versión de Monseñor Straubinger y mi encuentro con el joven maestro artesano del taller de carpintería. Aplicado a la lectura del Libro Sagrado y a las manualidades preveo que hallaré la salvación. Falto de imaginación, recurro a una de las reproducciones de Tissot que ilustran el Nuevo Testamento para copiar en madera de pino una Tau de tamaño natural. Ni la idea misma ni la tosca ejecución dejan indiferente al bondadoso muchacho, que sigue mi tarea con interés y cierta perplejidad. Pronto estará concluido el trabajo y seré, por fin, absuelto (todos lo seremos). Pronto, secretamente (devotamente), lo habré crucificado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s