Microrrelatos

PORFÍA

El transcurso de la vida ha ido haciendo mella en mi cuerpo. A causa de enfermedades y accidentes diversos acumulo cicatrices y limitaciones; no doy importancia a estos sucesos. Un contratiempo no es una desgracia, aunque muchos no aprecien la diferencia, y, en todo caso, sostengo que no es más fuerte el que transita inmune, sino el que resiste. Tratándose de personas, antes que la fortaleza física importa la del carácter. Según mi parecer, los lamentos son cosa de necios, incapaces de razonar que los ingredientes menos gratos no son ajenos al guiso de la existencia, cuyo caldo, a fin de cuentas, nos sabe bien. En otro tiempo o en otro lugar no hubiera llegado a viejo; me siento, después de todo, un privilegiado. Y ahora, por enésima vez, eliminaré uno de esos correos que amenazan con siniestras calamidades a quien rompa la cadena: estas reflexiones me envalentonan.

Anuncios

Un comentario sobre “PORFÍA

  1. Ya está claro me extrañaba tanta mala suerte ahora ya se porque te pasa casi todo ati, tienes que hacer mas caso a esos correos .Un amigo que tampoco sigue la cadena, iré con cuidado.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s