Microrrelatos

EXEQUIAS

Exequias
Foto de Enrique Tamarit Cerdá

Llegué al velatorio de tía Marta y me abrí paso para ver a la difunta. Contra lo que es costumbre la cristalera estaba cubierta con una cortina que ocultaba el féretro, que según pude saber estaba, además, cerrado. Ni flores a la vista, ni llanto de los familiares más próximos. Busqué a mi primo, no para darle el pésame, sino para recriminarle tanto desaire, y me respondió que en aquélla caja lúgubre no estaba su madre, solo quedaba el hardware.

Anuncios

2 comentarios sobre “EXEQUIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s