Microrrelatos

ECO-FIN

Plañe la humanidad para conmover a sus dioses verdaderos, en los que no cree, o sí, por si acaso (llega a matar por ellos, si es preciso, o a morir, esto menos, hay quien no ve la necesidad y se blinda cuando se exhibe, no vaya su elevado magisterio a traerle al pairo a la Providencia). La congregación, impudente, hipa y se duele de que el entorno ya no provea recursos, inficionadas las aguas, tóxico el aire, yerma la tierra preñada de basuras, múltiples y eficaces las plagas que se ceban en frágiles cuerpos perecederos. Pero el Cielo, como suele ocurrir, no responde, porque la naturaleza no pervive con semejante especie en su seno, y se lleva por delante a quien la esquilma y la emponzoña, y así no tiene futuro lo uno con lo otro ni lo otro sin lo uno, y ante semejante dilema no hay dios que no quiera pasar desapercibido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s