Microrrelatos

ADIÓS, AMOR

Imagen tomada de “imágenes de Google”.
Imagen tomada de “imágenes de Google”.

Nuestras discusiones solían consumirse como las brasas, pero ésta culminó en auténtica tempestad. Más tarde me sentí flotar, abandonado a reflexiones sobre una relación que naufragaba sin remedio: las discrepancias, profundas e insalvables, se manifestaban cada vez con mayor frecuencia por cualquier nimiedad, sin embargo un irracional temor a la ruptura la aplazaba reiteradamente, fingíamos reconciliarnos y regresábamos sin entusiasmo a la rutina insustancial. Abrí los ojos y la vi al otro extremo del madero al que íbamos agarrados, a la deriva en medio de la desolación. Presa de la ansiedad y con grandes esfuerzos, me encaramé hasta quedar tendido, mi rostro muy cerca del suyo. Recibí impasible su mirada cargada de reproche, de agresividad contenida lo justo para no franquear la linea sin retorno, de absurda tenacidad para continuar pese a todo. De pronto se dibujó un gesto de incomprensión en su rostro y desapareció bajo el agua mientras se alejaba aquella aleta temible y liberadora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s