Microrrelatos

UNA FÁBRICA DE SUEÑOS

Una fábrica de sueñosCon frecuencia se atascan las piezas en la prensa, quién sabe qué imponderables demoran su reglaje. Para que los paros no mermen nuestra paga, hemos anulado las medidas de seguridad; tenemos destreza para maniobrar antes de que golpee el troquel, y el capataz se hace el desentendido (la estima de sus jefes fluctúa en proporción a la productividad). Los rítmicos embates verticales del ariete franquean con intermitencia la visión de mi compañera, al otro lado, absorta en su afán, esforzándose para que le renueven su contrato. En uno de los fugaces intervalos la bella me sorprende observándola. Todo sucede en un instante; no siento el primer golpe, ni los siguientes. Al poco, cesa la percusión cadenciosa que satura la sala y oigo gritos. Un artístico logotipo estampado sobre un brazo amorfo atrae mi atención antes de desvanecerme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s