Microrrelatos

CONCIENCIA MEDIOAMBIENTAL

Durante mis frecuentes vuelos rehuyo la charla con los compañeros de asiento, pero, de tiempo en tiempo, a alguien muy angustiado la ansiedad lo vuelve persistente y se hace inevitable departir. Invariablemente, se suceden los tópicos. Por experiencia sé que recuperaré el confortable silencio en cuanto el otro inquiera las razones de mi viaje y le explique que, siendo yo muy joven, un doctor me pronosticó que moriría en pocas semanas, con suerte, dijo, quizá vería la llegada del próximo invierno. Llevo lustros saltando de otoños a primaveras entre hemisferios, y preveo que seré inmortal mientras se sucedan las estaciones y me halle en el lugar indicado. Suelo zanjar con una amonestación: ¡Cuiden el planeta, coño, cuiden el planeta!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s